APUNTES PARA UNA MEJORA EN LA CALIDAD DE LA ENSEÑANZA

métodos-de-enseñanza-alternativos-300x225Nadie puede negar que existen problemas en la educación, por lo cual no voy a incidir ni en las demostrativas cifras de los diferentes informes que de vez en cuando saltan en los principales periódicos del Estado, ni tampoco voy a intentar a señalar culpables de la situación. En primer lugar porque, evidentemente, no hay un único culpable: sociedad, padres, administraciones educativas, problemas inherentes a la globalización, políticas generales de educación, maestros y alumnos, todos y cada uno de nosotros seguro que tenemos parte de culpa.

Sólo nos faltaba oír y leer en las últimas semanas, los problemas derivados de los recortes impuestos por el Gobierno a las administraciones autonómicas, como una medida más para salir de la crisis general existente.

Pero, hay otra verdad que se esconde detrás de todo esto; hace demasiado tiempo que no oigo a nadie hablar de que lo que se debe mejorar es precisamente la calidad de la enseñanza. Esta mejora, por supuesto, tiene una importante dependencia de la economía, pero sólo oigo quejas sobre  el recorte en los sueldos, mayor cantidad de alumnos por clase,  la dificultad para que en estas condiciones las cifras de fracaso escolar disminuyan, pero, insisto, poco o muy poco se dice de mejorar la calidad en la enseñanza.
Para mejorar la calidad, dejando aparte el necesario soporte económico, debemos pensar que allá donde muchas veces no llega la economía pueden llegar las ideas.

Participando hace unos días en la jornada sobre el talento como soporte económico que organizó la Cámara de Comercio de Barcelona, escuché una actividad llevada a cabo por un instituto de Barcelona en colaboración con un plan diseñado por la Universidad Autónoma de Barcelona, que es un ejemplo muy ilustrativo de lo que acabo de decir. El citado Instituto, localizado en una zona obrera de Barcelona, con un nivel económico y social medio-bajo, había llevado a cabo un plan de formación de sus alumnos de 2.º ciclo de ESO potenciado con visitas concertadas a diversas empresas. El resultado, permitió observar el despertar del talento de un importante número de alumnos. Mis más sinceras felicitaciones para tan grande y sencilla apuesta de este centro educativo. Esta actividad que permitía «despertar» el talento del alumnado, me obliga a hacer las siguientes reflexiones:
En primer lugar, volver a defender aquello que desde hace tiempo venimos diciendo el talento debe identificarse y alimentarse desde las primeras etapas educativas en primaria, y para ello disponemos de elementos sencillos y eficaces. Seguro que potenciando desde edad temprana los talentos de los alumnos se podrá mejorar la calidad de la enseñanza.
En segundo lugar; la formación de los maestros como gestores eficaces del conocimiento. El maestro actual, a semejanza de los médicos precisa de un reciclaje muy frecuente. Hay alumnos en secundaria que sobrepasan claramente los conocimientos de informática del maestro, y ello ocasiona un claro desencanto y aburrimiento. Ahí, evidentemente ha de haber una apuesta económica de las administraciones autonómicas y del Estado. El maestro ha de estar contento en su relación con el alumno siendo guía de éste. El maestro debe volver a adquirir una figura de respeto con y para sus alumnos. El maestro necesita especificarse en el conocimiento de las nuevas tecnologías.

profe
Todo ello debe mejorarse con lo que cito en el primer párrafo de este artículo, pero siguiendo el ejemplo del mencionado Instituto hay que acceder precozmente a conocer el talento de aquellos que gobernarán las empresas del futuro.
Una apuesta económica por parte de las empresas es más que necesaria y debe empezar ya. Los países que ya lo han hecho han obtenido grandes logros.

Dr. Javier Berché

Facebook Twitter Linkedin
    Entrada publicada en Artículos, Reflexiones y etiquetada , , , . Enlace permanente.

    Dejar un comentario