Dominancia diestra en la lateralidad humana

La gran mayoría de objetos cotidianos pensados para usar con las manos: cucharas, tenedores, bolígrafos, lápices,… así como todo tipo de herramientas: sierras, tijeras,… están diseñadas para ser usadas por personas diestras y nos parece lo más normal del mundo. Pero ¿por qué en un niño se desarrolla con mayor facilidad la lateralidad diestra?

Recordemos que las lateralidades manual y de las extremidades inferiores son contralaterales dado que los nervios del sistema nervioso periférico que nacen del hemisferio cerebral derecho, irradian el lado izquierdo del cuerpo, mientras que los nervios que salen del hemisferio izquierdo, irradian el lado derecho.

Cada hemisferio se ocupa de funciones especializadas diferentes, aunque parece ser que no de forma exclusiva, de tal manera que, en cada actividad que realizamos, actúan conjuntamente los dos hemisferios, cada uno en mayor o menor medida según el tipo de tarea. Así, el hemisferio izquierdo gobierna eminentemente las funciones motrices y el hemisferio derecho, las intelectuales.

En una población media, el porcentaje de personas zurdas es del 5-10%. Por tanto, se puede deducir que con seguridad la dominancia diestra tiene un fundamento antropológico, aunque no se puede subestimar la influencia de los factores culturales, sociales o pedagógicos puesto que hay que tener en cuenta que parte del aprendizaje de un niño se basa en la imitación, en la identificación con el adulto. En ese sentido es interesante comentar el mayor porcentaje de zurdos de la población media de Estados Unidos.

Por otra parte, en el grupo de individuos con alta capacidad intelectual, el porcentaje de zurdos sube hasta el 20-25%, hecho que puede atribuirse a la dominancia del hemisferio derecho, eminentemente intelectual, que les caracteriza.

Facebook Twitter Linkedin
    Entrada publicada en Artículos, Novedades y etiquetada , , . Enlace permanente.

    Dejar un comentario