La identificación y evaluación de la superdotación V

anterior

Evaluación frente a la selección de programas para alumnos superdotados

01_evaluacion

Las condiciones para la admisión a los programas para los alumnos con altas capacidades ha sido la fuerza impulsora durante demasiado tiempo. Esto ha dado lugar a prácticas cuestionables en evaluación.

Hay un mundo de diferencia entre la identificación de niños con altas capacidades para establecer programas educativos generales y la evaluación de los niños con necesidades educativas especiales. Siguiendo el modelo de admisión a la universidad que aspiran, los alumnos superdotados se someten a pruebas, pero los datos de estas pruebas no se utilizan para determinar el programa del alumno. Sin embargo en la educación especial la finalidad de la prueba es recoger información sobre las fortalezas y las debilidades del niño para poder crear la base del programa educativo. Esta premisa debe ser igualmente importante para los superdotados (Van Tassel-Baska, 1993). Con demasiada frecuencia no hay ninguna relación entre la medida utilizada para determinar la colocación del alumno en un programa de superdotados y las características reales del programa. Una medida no verbal puede hacer que el programa para superdotado sea más accesible a los niños sin talento verbal, pero si el programa es muy verbal, los niños no tendrán éxito. Es necesario que haya una coincidencia entre los criterios para la aceptación y el tipo de programa que se ofrece.

El mal uso de los tests de inteligencia en la selección de estudiantes para programas y centros de educación especial ha oscurecido el verdadero valor de la evaluación. En EUA al igual que en España algunas escuelas privadas ofrecen pruebas de C.I. a bajo costo. Los padres suelen recibir una copia impresa de los resultados, generalmente sin ninguna interpretación que les ayude a entenderlos. El niño no puede volver a realizar la prueba con ese instrumento al menos durante un año. El único propósito de la prueba es para ver si el niño califica para la admisión. Si el niño es aceptado, la prueba del C.I. se archiva en un cajón, y no se vuelve a mirar ni siquiera para recoger información acerca de los sistemas mejores de aprendizaje que utiliza el alumno.

Es desconcertante entender el porqué algunos padres pagan  unos pocos cientos de euros para hacer este tipo de pruebas con el único objetivo de  determinar si su hijo puede entrar en una escuela o un programa de  superdotados que puede llegar  a costar  más de 20.000€ por año. Lo aconsejable sería que antes de hacer este tipo de inversiones, se debería realizar una prueba correcta de evaluación de las necesidades de su hijo.

Tanto en los Estados Unidos como en las diferentes comunidades autónomas en España, los superdotados no tienen la misma consideración en cuanto a su diagnóstico. A veces ocurre entre una escuela u otra de la misma ciudad y los criterios en los que se basan son un poco ambiguos. ¿Se imaginan que pasaría si se usarán estas mismas directrices en la educación especial para el otro extremo de la escala de inteligencia, es decir, para los «infradotados» La identificación de un niño con necesidades especiales educativas  es un trabajo muy serio con implicaciones graves. Muchos de los métodos de identificación de los superdotados son frívolos.

Algunos educadores frecuentemente plantean: “No nos podemos permitir pruebas de C.I. individuales. “Las pruebas grupales o breves pruebas proyectivas son suficientes.

Pero ¿son realmente suficientes estas pruebas para identificar a un niño con cierta discapacidad intelectual? Debido a las diferencias entre los dos criterios de evaluación, invariablemente se producen diferentes calificaciones de C.I. en la misma persona.

Facebook Twitter Linkedin

    Sobre Fundación Privada JBerche

    Community Manager, Wrapped in a World of Words
    Entrada publicada en Artículos, Novedades y etiquetada , , . Enlace permanente.

    2 respuestas a "La identificación y evaluación de la superdotación V"

    Dejar un comentario