La identificación y la evaluación de la superdotación I

El propósito de la identificación y evaluación de la superdotación de un alumno de estas características, es determinar sus necesidades especiales. Sabemos que el mal uso de las pruebas de selección de estudiantes para programas educativos ha socavado la confianza en las pruebas para la medición  del Cociente de Inteligencia. Estas pruebas deben ser administradas individualmente por profesionales cualificados, lo cual es esencial para alumnos que tienen un desarrollo atípico. Para que esta evaluación sea profesional y competente se debe tener en cuenta que las puntuaciones de corte rígido, basadas en las puntuaciones de CI de escala completa, son incongruentes con las teorías modernas, que nos habla de los aspectos multifacéticos de la inteligencia.

Según Carrol y Horn (1981): «De hecho, con la posible excepción de la evolución, ningún área de las ciencias ha provocado tan grandes mezclas emocionales  y confusiones científicas y filosóficas como el campo de los tests mentales»

Siempre que se habla de la educación especial, las pruebas de capacidad son generalmente aceptadas como una lente para la localización de los puntos fuertes y débiles y, así, determinar las respuestas educativas y/o terapéuticas adecuadas a las necesidades del niño. La importancia de la «intervención temprana» está clara en la mente de los psicólogos y educadores de todo el mundo. Por tanto, en lo que se refiere a alumnos superdotados, podemos reafirmar que la intervención temprana (tan pronto como sea posible) implica la identificación temprana.

niña_pizarra

La identificación y la evaluación de niños superdotados y adolescentes con talentos excepcionales, se hace  con la intención de satisfacer las necesidades educativas y personales de estos niños y adolescentes especiales (Newman, 2005). Cuando un niño se desarrolla de forma atípica (como los superdotados y talentosos), la identificación y evaluación son importantes en sí mismas para comprender correctamente las necesidades del niño.

Por otro lado, la Dra. Silverman insiste en el hecho de la doble excepcionalidad (superdotados con problemas de aprendizaje), y ello pone de relieve la conexión entre los dos extremos de la educación especial. Según datos de la población escolar en los Estados Unidos, las estimaciones en la incidencia de los niños doblemente excepcionales, se movería entre los 300.000 y un millón de alumnos. Durante los diez primeros años de trabajo de la Dra. Silverman al frente del Gifted Child Development Center, pudo constatar que mientras los servicios se centraban en determinar si los niños obtenían una clasificación para entrar en los programas de enriquecimiento, una sexta parte de estos  tenían problemas de aprendizaje, problemas a veces no revelados hasta que fueron evaluados por ella.

(Texto aceptado y adaptado para su publicación el día 2 de Junio 2017 del original de Linda Silverman: “Assesment of Giftedness”)

continuará

Facebook Twitter Linkedin

    Sobre Fundación Privada JBerche

    Community Manager, Wrapped in a World of Words
    Entrada publicada en Artículos, Novedades y etiquetada , , , , , . Enlace permanente.

    Dejar un comentario