La lateralidad visual (II)

En la primera parte de este artículo, hemos visto la complejidad de las fibras del nervio óptico, que configura un grupo de características específicas que el oftalmólogo conoce muy bien para poder diagnosticar correctamente las afectaciones en la visión, en el ver.

No obstante, ahora queremos incidir en los conceptos de lateralidad visual motora y funcional del ojo, tan importantes para los aprendizajes psicomotrices y de lectoescritura, que se relacionan con el mirar.

Cuando en una caseta de feria cualquiera de nosotros apunta a una diana, con una escopeta de balines o con un arco de flechas, generalmente cierra un ojo. Esto es debido a la coordinación ojo –mano que hace que, normalmente, al apretar el gatillo de la escopeta o tensar la cuerda del arco, se mantenga abierto el ojo del lado que coincide con el lado de la mano que se utiliza. Una coordinación que funciona así en cualquier tipo de psicomotricidad, gruesa o fina.

Por otra parte, cuando colocamos el lápiz en una hoja de papel para iniciar la escritura, parece que miremos con los dos ojos puesto que los dos se mantienen abiertos, pero, en realidad sigue existiendo la misma coordinación mano – ojo, y uno de los ojos es el que dirige el movimiento de la mano.

Por tanto, se puede dar un tipo de la denominada lateralidad cruzada si se escribe con la mano derecha mientras se mira con el ojo izquierdo.

Aunque, en ocasiones, se presenta un tipo de la lateralidad cruzada más compleja si se tiene en cuenta el lado del cerebro que está visualizando las imágenes, es decir, la lateralidad funcional cerebral. La coordinación mano –ojo está alineada, por ejemplo, mano y ojo derecho, pero la imagen se visualiza en el lado izquierdo del cerebro. Una lateralización que aún puede presentar un escenario más complejo si se utiliza la mano izquierda, la lateralidad visual motora es derecha y la funcional, izquierda.

Así pues, para cerrar esta serie de artículos dedicados a la lateralidad, la conclusión es que es un ejercicio de responsabilidad realizar un completo estudio de las lateralidades del niño y lo más tempranamente posible, para prevenir posibles dificultades en los procesos de aprendizaje.

Facebook Twitter Linkedin
    Entrada publicada en Artículos, Novedades y etiquetada , . Enlace permanente.

    Dejar un comentario