Lateralidad: definición y bases neurológicas

La lateralidad es una función cerebral superior, que requiere de un desarrollo neurológico adecuado y que trata de la distribución de funciones que se establece entre los dos hemisferios cerebrales. Cuando se produce alguna disfunción, puede verse afectado el rendimiento intelectual, emocional y locomotor del individuo. Por eso vamos a dedicar varios artículos a intentar aclarar algunos conceptos e incluso algún malentendido que aún existe sobre la lateralidad.

Para empezar hay que decir que se trata de una función mucho más compleja de lo que en principio se podría suponer y que no se circunscribe a la identificación de la mano que una persona utiliza de forma preferente a la hora de comer o escribir. Aunque durante siglos, en algunos países y ante una mayoría de la población con dominancia diestra, llegó a considerarse incluso pecaminoso ser zurdo y se les imponían severos correctivos, de hecho, este factor sólo es uno de los indicadores de la lateralidad de un individuo.

Para analizar la lateralidad en todas sus dimensiones, hay que establecer cuál es la dominancia en cuatro aspectos:

  • lateralidad auditiva,
  • lateralidad visual (que tiene una importante complejidad motora y funcional),
  • lateralidad manual y
  • lateralidad de las extremidades inferiores.

Y para entender su funcionamiento necesitamos algunos conocimientos neurológicos básicos.

De la base del cerebro parten doce pares de nervios que, con funciones motoras y/o sensitivas, salen por los agujeros de la base del cráneo y se distribuyen fundamentalmente por la cara. Entre estos pares se encuentran el nervio óptico y el nervio auditivo. El nervio auditivo derecho se encarga de las funciones auditivas del oído derecho y el izquierdo, de las funciones del oído izquierdo, y por eso se dice que es una estructura o fenómeno homolateral. También se puede considerar que es así para el nervio óptico, aunque su funcionamiento es más complejo y ya se explicará con más detalle.

En el caso de las funciones de las extremidades superiores e inferiores, hay que recordar que el cerebro está dividido en dos hemisferios, derecho e izquierdo, unidos entre sí por el cuerpo calloso, constituido por millones de fibras nerviosas. La información del hemisferio cerebral derecho cruza hacia el lado izquierdo del cuerpo y lo controla, de igual manera que el hemisferio izquierdo controla el lado derecho del cuerpo. Por eso se dice que constituyen una estructura o fenómeno contralateral.

En un próximo artículo comentaremos el porqué de la dominancia diestra en el ser humano.

Facebook Twitter Linkedin
    Entrada publicada en Artículos, Novedades y etiquetada , . Enlace permanente.

    Dejar un comentario